Fisioterapia como tratamiento para el dolor

La fisioterapia es un método curativo que ofrece una opción terapéutica no farmacológica, ayuda a combatir diferentes dolores, pueden ser habituales o agudos. La fisioterapia se puede utilizar por medio de ejercicios, aplicación de calor, frio, luz, agua y el masaje.

La fisioterapia se utiliza para efectuar tratamientos de rehabilitación y para aliviar cualquier tipo de dolor en alguna zona afectada. Algunos métodos que se utilizan en la fisioterapia son los siguientes:

fisioterapia
Masajes

Los masajes son más efectivos cuando se realizan de forma manual, esto hace que el sistema nervioso y muscular trabaje mejor. Las diferentes técnicas de masajes hacen que se relaje la tensión, el espasmo muscular y sobre todo estipulan a la circulación.

El masaje tiene como función aliviar el dolor en cualquier zona del cuerpo y relajar. Claro está, si se realiza un masaje más profundo y con varias sesiones en la zona donde se sienta el dolor, puede que desaparezca por completo.

Movilizaciones articulares

Estas técnicas sirven para activar las articulaciones donde el paciente no puede llegar. También estimulan los aferentes sensitivos que disminuyen la sensación de dolor por elementos neurológicos normales.

Manipulaciones articulares

Se utiliza mucha fuerza hasta el punto de sobrepasar la extensión fisiológica de los movimientos articularios. Así mismo, es utilizado para cambiar las relaciones posicionales, el rompimiento de adherencias y para estimular reacciones neurofisiológicas.

Criomasaje

Reduce el origen del dolor y la inflamación. Se administra en la masa muscular lentamente.

Relajación

Relajación quiere decir disminución de la tensión, estado de tranquilidad, reposo o descanso ya sea físico o mental. En los masajes se utiliza mucho esta técnica ya que ayuda a reducir el dolor, ya sea mental o físico.

Termoterapia

El calor reduce la inflamación y la acumulación de líquido, ayuda a disminuir los espasmos musculares, la rigidez articular y el dolor. La termoterapia se aplica para realizar tratamientos para la inflamación como lo es el espasmo muscular, también se aplica en diferentes lesiones que pueden ser esguinces y distensiones.

Tracción

La tracción del cuello o tracción vertical se utiliza para el tratamiento del dolor cervical cuando se vuelve crónico. Este tratamiento es más efectivo cuando la persona está sentada. El tratamiento de tracción también se aplica con otros métodos, estos incluyen estiramientos y ejercicios. Para utilizar este dispositivo es necesaria la ayuda de un fisioterapeuta o de alguien que sepa utilizarlo de forma correcta.

Acupuntura

Este método se utiliza colocando finas agujas sobre la piel en puntos específicos del cuerpo y normalmente esos puntos suelen estar alejados del lugar donde se experimenta el dolor. La acupuntura hace que el cerebro se estimule y produzca endorfinas, estas endorfinas hacen que la sensación del dolor se bloquee y hace que la inflamación disminuya.

acupuntura-fisioterapia

La acupuntura se puede utilizar con otras formas de tratamientos que sirvan para aliviar el dolor y la inflamación. El tratamiento de acupuntura debe ser realizado por un profesional con experiencia y siempre debe utilizar agujas nuevas.

Estimulación eléctrica

La estimulación eléctrica produce contracciones en los músculos eso hace que se ejerciten y eviten la atrofia muscular y la espasticidad. La estimulación eléctrica se utiliza en tratamientos para el dolor de espalda, la artritis reumatoide, esguince de tobillo, herpes zoster, entre otros dolores.

Este tratamiento puede producir irregularidades en el ritmo cardiaco, es por eso que los que padecen de alguna infección cardiaca crónica o tengan un marcapasos no es recomendable que utilicen este tratamiento.